Prensa

Actualidad

Necesitaremos un incremento de la producción de alimentos del 50% a nivel mundial

Miércoles, 05 Julio 2017

El primer Foro Innovadores en la Tercera Revolución Digital abordó "El futuro de la Alimentación" en un encuentro celebrado en la sede de la Fundación Pons. El debate contó con la participación del director general de Bayer CropScience, Adonay Obando, el exvicepresidente del CSIC y profesor de Investigación en el Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas, José Pío Beltrán, y el director del Departamento de Tecnología Electrónica de la Universidad Carlos III de Madrid, Pablo Acedo, y la periodista Carmen Tomás.

El Foro Innovadores en la Tercera Revolución Digital es una iniciativa del suplemento INNOVADORES de EL MUNDO y de la Fundación Pons en el que colaboran el CSIC, PONS IP, el Parque Científico de la Universidad Carlos III de Madrid, Madri+d y el Consejo de Fundaciones Para la Ciencia. Su objetivo es abordar los desafíos que plantea la actual transformación tecnológica en un espacio de diálogo en el que participen representantes de la economía, la ciencia y la sociedad.

FuturoAlimentacion 2baja

Durante su intervención en el Foro Innovadores en la TRD, Adonay Obando afirmó que "necesitaremos que aumente la producción de alimentos un 50%, no porque se incremente en un 50% el número de habitantes del planeta, sino porque los gustos de la población también cambiarán, la dieta también se transformará". Para ello, aseguró que Bayer apuesta por "aprovechar la tecnología al máximo, desde luego dentro de los parámetros éticos y legales", y citó la previsible adquisición de Monsanto como una pieza más de esa estrategia.

Según el directivo de Bayer, ante el debate que generan tecnologías como la modificación genética, «tenemos que buscar, no sólo la sociedad, sino la empresa y la comunidad científica, una solución integral y no sólo ideológica". Para el futuro, vaticinó que "la base de la alimentación seguirán siendo cereales, maíz y arroz", y destacó que el agricultor "contará con herramientas que no tenía y que hace 10-15 años no soñábamos: Desde su móvil puede revisar incluso si se aplicó el fertilizante".

El investigador del CSIC José Pío Beltrán subrayó los avances en materia de transgénicos gracias al desarrollo de tecnologías en torno al CRISPR, una nueva forma de conocimiento que permite "podemos hacer modificaciones dirigidas de genes y, por tanto, introducir propiedades nuevas, de manera que la planta obtenida no tiene ningún rastro de que se ha usado ingeniería genética". En su opinión, este avance plantea "un problema tremendo" a los reguladores "porque, suponiendo que la normativa siga diciendo que es un transgénico y que hay que etiquetarlo como tal, nadie podrá demostrar qué tecnología se ha utilizado para producirlo".

Pío Beltrán advirtió de que "dos terceras partes de las pérdidas se producen entre que se planta la semilla y la casa del consumidor, por el uso de semillas inadecuadas, por condiciones climáticas que dañan las plantas, por estrés biótico y abiótico, la recolección, el transporte, la entrega a mayoristas... fíjense si hay puntos para innovar a lo largo de esa cadena». En su opinión, el futuro de la alimentación se aproximará al de la industria farmacéutica, de modo que "cada uno de nosotros tenga diseñada una alimentación a la carta que esté de acuerdo con su material genético".

El profesor Pablo Acedo destacó los avances en electrónica alimentaria como el uso de radiación por teraherzios, que abre la puerta a la sustitución de los rayos X, ya que aquéllos "tienen bastante resolución espacial, atraviesan cualquier cosa que no sea metálica y pueden sacar información espectroscópica, es decir, sabemos lo que hay dentro". Asimismo, aseguró que "estamos superando ya la era de las cosas biocompatibles, e incluso biodegradables, hablamos de las propias proteínas haciendo funciones de comunicación"

Las transformaciones del sector en los próximos años vendrán marcadas, según dijo, por la eliminación de la cesta de la compra y la adopción de decisiones "de forma racional, lo hará la nevera por nosotros, que va a hablar con la comida, va a ver lo que comemos, hablará con nuestro organismo, cómo vamos de ácido úrico y de glucosa. En unos años sí veo una automatización absoluta en función de nuestro histórico y nuestra carga genética".