Patronato

Publicación del libro “Estudios de sustratos de cultivos alternativos en la Comunidad de Madrid”


Pons Agropecuaria colabora y financia, junto al Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) y el Fondo Social Europeo, la publicación de este libro destinado a dar a conocer diversos estudios realizados sobre las mejores condiciones de uso de los sustratos y su eficiencia en algunos tipos de cultivo.

Tradicionalmente, la turba ha sido el material más utilizado como sustrato en la producción de planta ornamental en maceta. Razones de tipo medioambiental y económicas aconsejan la reducción, sino la eliminación, de la turba como componente principal de los sustratos de cultivo.

Las actividades humanas generan gran cantidad de residuos orgánicos que pueden ser empleados en la horticultura ornamental: residuos agrícolas, forestales y urbanos que precisan una gestión ambiental, siguiendo el principio de reducir, reciclar, reutilizar.

Estos materiales orgánicos residuales pueden ser utilizados en la producción de nuevos sustratos de cultivo ecocompatibles, con propiedades físicas y químicas adecuadas para la producción en viveros, mutiplicación de plantas, hidroponía y jardinería. Este libro recoge las investigaciones que durante varios años se han desarrollado en el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), junto con la Universidad Politécnica de Madrid, destinados al desarrollo de nuevos sustratos de cultivo y la respuesta de las plantas a los mismos. Mediante un seguimiento exhaustivo a lo largo del cultivo y de la evolución del sustrato, y su influencia en el desarrollo, rendimiento y calidad comercial de la planta obtenida, se demuestra que el empleo de sustratos como los compuestos mayoritariamente a base de cortezas compostadas de pino, restos de poda compostados con lodos de EDAR, compost agotado de champiñón con orujo de uva, alternativos a la turba los cultivos responden igual o mejor que con sustratos basados en la misma. Por tanto, la utilización mayoritaria de turba no es estrictamente necesaria.